top of page

Yoga para Honrar mi Cuerpo: Celebrando la Diversidad y la Autenticidad

Dentro del vibrante universo del yoga, convergen individuos con una multiplicidad de objetivos y motivaciones. Algunos buscan la fluidez y la armonía en sus movimientos, otros se embarcan en procesos de rehabilitación tras una lesión, y también están aquellos que anhelan encontrar un espacio de serenidad y autodescubrimiento. Sin embargo, a menudo, nos vemos confrontados con una imagen estereotipada de lo que un practicante de yoga "debería ser": delgado, fuerte y flexible, independientemente de su experiencia previa.

Es imperativo entender que cada individuo se acerca al yoga con sus objetivos y necesidades únicas. El yoga es más que una práctica física; es una filosofía de vida que abarca el cuerpo, la mente y el espíritu. No se trata solo de asanas (posturas), sino también de pranayama (control de la respiración), dharana (concentración) y dhyana (meditación) en un camino hacia la autorrealización y la paz interior.



Al explorar la diversidad corporal en el contexto del yoga, es fundamental ampliar nuestra perspectiva. Si bien en la cuna del yoga, en la India, solemos ver practicantes con una apariencia delgada y una flexibilidad impresionante, al ser adoptado y adaptado por el mundo occidental, el abanico de diversidad corporal se ha ampliado considerablemente. Esto es una celebración de la universalidad del yoga, que puede ser abrazado por todos, independientemente de su tipo de cuerpo.

Sin embargo, a pesar de este cambio, las personas de talla grande que practican yoga a menudo se enfrentan a críticas que cuestionan su salud, a pesar de estar comprometidas con el cuidado de sus cuerpos. Afortunadamente, empresas como Adidas han comenzado a ofrecer más tallas y a incluir una diversidad de cuerpos en sus campañas. Estas iniciativas son pasos en la dirección correcta, pero aún queda un largo camino por recorrer en términos de inclusión total.

El yoga es una poderosa herramienta para conectarnos con nuestro ser interior, independientemente de nuestra apariencia externa. No debería ser instrumentalizado como una forma de cumplir ciertos estándares estéticos. Más bien, es una invitación a explorar y celebrar nuestra autenticidad.

Además de los beneficios físicos, el yoga nutre nuestra salud mental y emocional. Al liberar tensiones físicas, también liberamos tensiones mentales y emocionales. Nos brinda una pausa en el ajetreo diario para estar presentes y en sintonía con nosotros mismos.

A este tema se suman movimientos como "The Body Positive" y "Salud en Todas las Tallas", así como voces destacadas en la lucha contra la gordofobia, como la activista Priscila Arias, que profundizan y enriquecen la conversación.

El equilibrio va más allá de la práctica de yoga o de poseer un cuerpo que se ajuste a ciertos estándares. Se trata de encontrar un estado de armonía donde cada individuo cuida de sus necesidades y se acepta a sí mismo, honrando el cuerpo que habita y celebrando la diversidad que nos enriquece como comunidad yogui.


Por Valeria Itzel Flores Tovar.


17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page